Paréntesis

blog%2Bpamy%2Brojas%2Bparentesis.jpg

Hacía tiempo que no escribía. Estuve atrapada en un paréntesis; encerrada entre palabras. Solo eso. Palabras inmovilizadas en mi cerebro. En ese proceso de interrupción nada ocurrió. Ni tan siquiera sentí correr las largas horas que solo se sienten en la isla de Culebra. Viví estática; en pausa.

Mis manos sentían el adormecimiento de la nada. Un hormigueo constante despertaba mis piernas en la noche. El inminente espasmo detuvo el sol. Todo cesó.

En la penumbra estuve rodeada de lo que debí olvidar y solo recordé. Los signos me abrazaban con la zozobra de aquel momento que jamás debió suceder. Mis pensamientos eran lo único que se movía. Se apoderó de mi la alusión constante del suceso. Ese repetir la escena en cámara lenta, para buscarle una explicación a algo que jamás tendrá, ni tan siquiera, una hipótesis.

¿Por qué estuve dentro de esta acotación?  Quizás fue un masoquismo necesario para de vez en cuando añadirle cierta sazón de drama a mi vida; permitir que el agua corriera para que no se secara el lagrimal. O tal vez fue un intervalo hormonal, faltan tres para los cincuenta. Igual contribuyó la sequía de sonrisas, que se pasea por la isla en estos días.  No lo sé.

Hoy regresé. ¡Menos mal que fue solo un inciso! Ahora comienzo con puntos suspensivos...